El producto ha sido añadido a su carrito
12.10.2017

Una buena impresión

En Naulover pensamos que el estilo no sólo se muestra a través de la moda o los complementos; el estilo se demuestra sobretodo por la actitud y el trato con los demás. Es por ello que hoy queremos ofrecerte algunas normas imprescindibles para dejar una huella imborrable en tus encuentros en sociedad.

1. El saludo

Puede parecer un detalle menor, pero el saludo puede marcar la dirección de todo un encuentro. ¿Damos la mano? ¿Dos besos? ¿Hacemos una pequeña reverencia? Hay distintas variables que debemos considerar a la hora de decidir la mejor manera de saludar a nuestro interlocutor: el tipo de acto (más o menos formal, ¿hay protocolo?), la familiaridad con la persona (¿hay confianza o nos acabamos de conocer?, el tipo de relación que nos une (¿somos amigos, conocidos, es una relación laboral?), la razón del encuentro (¿es jovial, laboral, público, privado?) y las personas que os acompañan.

Si tenemos en cuenta estos elementos y nos adecuamos sabiamente podremos encauzar adecuadamente la reunión. Como tip, si damos la mano debemos hacerlo con una mínima firmeza, pero sin pasarse (ni mano de trapo, ni romper huesos).

2. Las presentaciones

En actos sociales es habitual que coincidan personas que no se conocen pero que sí tienen personas en común. No presentar a tu acompañante cuando estás hablando con alguien es, en general, una muestra de poca educación o decoro (además de generar incomodidad en el otro que se siente un invitado de piedra). Lo correcto es presentar adecuadamente, con el nombre y la relación que os une. No olvides que todo acto social tiene siempre un objetivo claro: relacionarse.

3. La conversación

De nuevo será imprescindible tener en cuenta las variables que hemos apuntado en el punto 1: tipo de acto, familiaridad, tipo de relación, ...

Al final será importante tener en cuenta el tema de la conversación, y el tono (más o menos formal). En general siempre será positivo mantener la corrección pero sin dejar de lado cierta ligereza (que no frivolidad) y humor, que siempre serán bien recibidos.

Por otro lado, para causar buena impresión en actos sociales es fundamental saber escuchar. No hay nada peor que alguien que sólo habla y no demuestra ningún interés en escuchar activamente a los demás.

4. La puntualidad

La puntualidad es conocida como "la cortesía de los reyes". Hacer esperar a los demás en un acto social es un fallo garrafal. Puedes crear en el otro una sensación de desinterés e incluso de falta de respeto.

Sé puntual siempre en las reuniones en sociedad. Y recuerda que puntual es llegar a la hora, ni tarde, ni demasiado pronto ya que en ocasiones llegar antes de tiempo puede no ser grato para los anfitriones.

5. Viste en consonancia

Llegados este quinto punto está claro que la clave está en la adecuación al acto, al motivo del mismo y a sus asistentes. En sintonía con todo ello, el vestuario que escojamos ha de tener en cuenta estos elementos.

Piensa que las personas tardamos 7 segundos en generarnos una primera impresión sobre el otro y ésta está basada en un 55% en la apariencia física. Valora bien el vestuario porque de ello puede depender una primera impresión que luego resulte un lastre para el resto del acto.

¿Qué os parece? ¿Seguís estas normas de decoro? Recuerda que si estás buscando un vestuario adecuado para un evento, en Naulover tenemos toda una colección en la que seguro encontrarás aquello que buscas.

Y no te pierdas los próximos post de Naulover en los que completaremos estas normas imprescindibles de etiqueta para tus actos sociales.

SHARE

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar